Home – Una película de Yann Arthus-Bertrand |
Home – Una película de Yann Arthus-Bertrand
Home – Una película de Yann Arthus-Bertrand

Escúchame bien por favor. Tú eres como yo. Un homo sapiens: el hombre que piensa.
La vida, este milagro en el universo empezó hace aproximadamente 4 mil millones de
años. Y nosotros los hombres solo existimos desde hace 200.000 años
Sin embargo hemos logrado trastornar este equilibrio tan especial para la vida.
Escucha bien esta historia extraordinaria que es la tuya
Y luego decides lo que quieres hacer con ella.
Estas son las huellas de nuestros orígenes.
Al principio nuestro planeta sólo era un caos de Fuego,
un montón de polvo aglutinado parecido a muchos otros en el universo.
Sin embargo aquí se originó un milagro: la Vida.

Hoy día, esta vida, nuestra vida,
es sólo un eslabón de una cadena que une a innumerables seres vivos,
que se han sucedidos unos a otros desde hace casi 4 mil millones de años.
Hoy día los volcanes aún siguen esculpiendo nuestros paisajes.
Nos permiten ver cómo era nuestra Tierra al nacer:
Un magma de rocas que surgen de las profundidades y que se fijan, se agrietan, se
hinchan o se extienden en capas finas antes de apagarse por un tiempo.

Estos humos que surgen de las entrañas de la Tierra son
las huellas de la atmósfera de los orígenes.
Una atmósfera desprovista de oxígeno.
Una atmósfera espesa, llena de carbón, cargada de vapor de Agua, un horno.

La tierra se enfrió. El vapor de Agua se condensó y cayó en lluvia diluvial.
La tierra está a una distancia óptima del Sol, ni demasiado lejos ni demasiado cerca.
Gracias a ese equilibro perfecto la Tierra pudo conservar el agua en su estado líquido.
El Agua traza sus caminos.
Son como las venas de un cuerpo, las ramas de un árbol.
Los vasos de la savia que le proporcionará vida a la Tierra.
Los ríos arrancan los minerales de las rocas y así
poco a poco los llevan al Agua dulce de los océanos.
Y los océanos se llenan de sal

¿De dónde provenimos? ¿Dónde surgió la primera chispa? Milagro del tiempo.
Las formas de Vida primitiva aún existen en los manantiales calientes del planeta.
Ellas les dan sus colores.

Se conocen como arquibacterias.
Todas se alimentan del calor de la Tierra salvo una: las cianobacterias o algas “…”…
Es la única que tiene la capacidad de volverse hacia la luz del Sol para captar su energía.
Es uno de los ancestros más importantes de todas las especies de plantas de ayer y de
hoy.
Esta bacteria diminuta, y sus miles de millones de descendientes van a cambiar el
destino del nuestro planeta, van a transformar su atmósfera.

¿Dónde está el carbono que llenaba el cielo?
Aún existe, pero está aprisionado en las rocas que cubren la Tierra.
En otro tiempo, aquí se extendía un océano poblado de organismos diminutos.
Ellos capturaban el carbono que estaba disuelto en la atmósfera para fabricar su concha.
Estos estratos de rocas son las conchas
de estos miles y miles de millones de organismos microscópicos.
Gracias a ellos el carbono desapareció de la atmósfera y otra Vida pudo originarse.

Es lo orgánico lo que transformó la Vida.
El mundo vegetal se alimenta de la Energía del Sol.
Esta le permite romper la molécula de Agua y tomar el oxígeno.
Y el oxígeno llena el Aire.
El ciclo del Agua en la Tierra se repite eternamente.
Cataratas, vapores de Agua, nieve, lluvia, manantiales, riachuelos, ríos, mares, océanos,
glaciares.
El ciclo nunca se rompe.
Siempre hay la misma cantidad de Agua en la Tierra.
Es la misma que han vivido todas las especies que han existido.
¡Qué increíble materia es el Agua!
Es una de las más inestables de todas.
Toma la forma líquida del Agua corriente, la gaseosa del vapor de Agua o la sólida del
hielo.
En Siberia, la superficie helada de los lagos en invierno,
lleva las huellas de la fuerza que despliega el Agua al congelarse.
El hielo es más liviano que el Agua, y flota en vez de caer a los fondos.
Forma un manto que protege del frío, debajo del cual la Vida puede continuar.

El motor de la Vida es el …¿..?
Todo está vinculado.
Nada se basta sin eso.…
El Agua y el Aire son inseparables.
Están unidos de por Vida y por nuestra Vida en la Tierra.
Todo se comparte.

Esta mancha verde que se dibuja a lo lejos entre las nubes es la fuente de oxígeno del
Aire.
El 70% del gas indispensable para nuestros pulmones proviene de las algas que colorean
las superficies de los océanos.

Nuestra Tierra reposa sobre un equilibrio en el cual cada uno tiene su lugar, y sólo
existe gracias a la existencia del otro.
Es un equilibrio sutil, frágil, muy fácil de romper.

Los corales nacen de una unión. La del alga y una concha.
Cubren menos del 1% de la superficie de los océanos,
pero albergan miles de especies de peces, algas y moluscos.
El equilibro de todos los océanos depende de los corales.

Nuestra Tierra sólo calcula el tiempo en miles de millones de años.
Necesitó más de 4 mil millones de años para crear El Árbol.
En la cadena de las especies, el árbol es un logro …
Es una escultura viviente y perfecta.
El árbol es un desafío a la gravedad.
Es el único elemento natural en movimiento perpetuo hacia el cielo.
Crece sin prisa hacia la luz, de la cual se alimenta su follaje.

Heredó de la cianobacteria … el poder de captar la energía de la luz.
La acumula y se alimenta de ella para transformarla en madera y en hojas.
Las hojas nuevas se descomponen en una mezcla de agua, minerales, vegetales y
materia viva.
Y así poco a poco se forman Los Suelos.

Los Suelos parecen un hormiguero de una actividad incesante
donde los microorganismos se alimentan, excaban, ventilan, transforman.
Ellos fabrican el Humus, ese manto fértil al cuál todas las formas de Vida están
vinculadas en los continentes.

¿Qué sabemos de la Vida en la Tierra?
¿Cuántas especies conocemos?
¿Una décima parte? ¿Tal vez una centésima parte?
¿Qué sabemos de las relaciones que se establecen entre ellas?

La Tierra es un milagro.
La materia viva aún es un misterio.
Se formaron familias de Animales.
Unidas entre ellas por costumbres y ritos que perduran de generación en generación.
Algunos animales se han adaptado a la naturaleza de su pasto,
y su pasto se ha adaptado a ellos.
Cada cuál sale ganando.
El animal sacia su hambre y el árbol puede retoñar.

En la gran aventura de la Tierra, cada especie tiene su razón cada especie tiene su lugar.
Y ninguna es inútil o dañina.
Todas se equilibran.
Es entonces cuando Tú; sí, tú,
el Homo Sapiens, el hombre que piensa, ¿brota desde sus ancestros y surge?
con la herencia fabulosa de más de 4 mil millones de años que te ofrece la Tierra.
Sólo tienes Doscientos Mil Años. Pero vas a cambiar la faz de la Tierra.
Aunque eres frágil, vas a conquistar todos los medios.
Te vas a apoderar de territorios enteros, como ninguna especie había hecho antes que tú.
Tras más de 180.000 años nevando,
gracias a un clima más clemente, el hombre se asienta.
Ya no sólo depende de la caza para sobrevivir.
Para establecerse escoge lugares húmedos dónde abunda la pesca, la caza y las plantas
silvestres. Sitios dónde se mezcla la tierra, lo orgánico y el agua.
Hoy día la mayor parte de la Humanidad aún vive en las costas, en las orillas de los
ríos, de los arroyos, y de los lagos.

En el planeta, una de cada cuatro personas,
aún viven como el hombre podía vivir hace seis mil años.
Sin ninguna otra energía,
salvo la que la naturaleza le proporcionaba estación tras estación.
Así viven hoy más de 1.500 millones de seres humanos.
Es decir más que toda la población de los países ricos juntos.
Toda la esperanza de la vida es corta.
La labor es dura.
Los avatares de la naturaleza afectan a la vida cotidiana.
La educación es escasa.
Los niños son la única riqueza, ya
que el hombre necesita brazos para asegurar su subsistencia.
El sueño del hombre es el hecho de siempre: haber intuido su flaqueza.
Busca en el animal la energía física y la fuerza que la naturaleza no le ha dado.
El animal le ayuda a descubrir nuevos territorios.

¿Pero cómo conquistar el mundo con el estómago vacío?
El invento de la Agricultura cambió radicalmente nuestra historia.
Esto fue hace menos de 10.000 años.
La Agricultura fue Nuestra Primera Gran Revolución.
Con ella vinieron nuestros primeros excedentes alimenticios.
Y fundamos nuestras Ciudades y Civilizaciones.
Se volvió a los milenios de recolección salvaje.
Convertimos a los cereales en el fermento de nuestra vida
y multiplicamos sus variedades.
Aprendimos a adaptarnos a los distintos terrenos y … …
Como todas las especies de la tierra,
nuestra principal preocupación es nuestro alimento diario.
Cuando el suelo es menos generoso y el agua es más escasa,
logramos hacer prodigios para sacar de la tierra nuestro sustento.

Los hombres han modelado los espacios con la paciencia y la abnegación que exige la
tierra, como un sacrificio que se vuelve a hacer, una y otra vez.
La agricultura sigue siendo el primer oficio del mundo.
La mitad de la humanidad aún cultiva la tierra.
Más de tres cuartos lo hacen a mano.
La agricultura es como una tradición que se transmite de generación en generación.
Sudando, trabajando, esforzándose,
porque la supervivencia de la humanidad depende de sus productos

Esta energía que el hombre produce con la fuerza de sus brazos,
algún día la va a hacer brotar de las profundidades de la tierra.
Estas llamas también son material de…
Una bolsa de sol es energía pura…
La Energía Solar captada durante millones de años
por millones de vegetales hace más de 100 millones de años.
Es el carbón, el gas y sobretodo el petróleo.
Es esta bolsa de sol la que nos liberó del trabajo de la tierra.
Con el petróleo empezó la era del hombre que se libera del tiempo.
Con el petróleo algunos de nosotros hemos conocido un confort
del cual la humanidad jamás se había beneficiado.
Y en 50 años hemos modificado la tierra
más rápido que todos los hombres que nos han precedido.

Todo se acelera.
Durante los últimos 60 años la población del planeta se ha casi triplicado.
Y más de Dos Mil Millones de hombres se ha ido a las ciudades.
Todo se acelera.
Esta ciudad, ¿Tsen-Sen? en China, con sus centenares de rascacielos y sus millones de
habitantes era sólo un pueblecito de pescadores hace apenas 40 años.
Todo se acelera.
En Shangai han levantado tres mil torres de rascacielos en 20 años, y se siguen
construyendo cientos y cientos más.
Hoy día de 7 mil millones de personas, más de la mitad vive en las ciudades.

Nueva York, la primera megalópolis del mundo, es el símbolo de la explotación de
todas las energías que ofrece la tierra al ingenio de los hombres:
La fuerza de lo brazos de millones de inmigrantes,
la energía del carbón, la potencia diez veces mayor del petróleo, .
Los EEUU fueron los primeros
en descubrir, explotar y utilizar la nueva y prodigiosa potencia del oro negro.
En el campo, las máquinas reemplazan a los hombres.
Un litro de petróleo produce la misma energía que 100 pares de brazos durante 24 horas.
Pero en el mundo sólo el 3% de los campesinos poseen un tractor.
Sin embargo, su producción domina el planeta.
En EEUU sólo quedan 3 millones de granjeros.

Sólo su producción de cereales podría alimentar a 2.000 millones de personas.
Pero aquí, como en todos los países industrializados, esta producción se transforma
primordialmente en comida para animales y en agrocombustible.

La energía de la bolsa de sol
aleja el espectro de las sequías que amenazaban los cultivos.
Y ningún manantial escapa de esta agricultura
que acapara el 70% del agua que consume toda la humanidad.
En la naturaleza todo está vinculado.
La extensión de las superficies cultivadas y los monocultivos
atraen a una fauna de parásitos aún mayor.
Los pesticidas, otro regalo de la petroquímica, los exterminan.
Así se pone fin a las malas cosechas y a las amenazas de la hambruna.
La agricultura produce tanto, que ahora hay que manejar los excedentes.
Pero la mayor parte de estos productos tóxicos se esparcen en el aire, en los suelos,
sobre las plantas, en los animales, en los cursos del agua, en los océanos.
Estas sustancias son nocivas para la especie humana a la cual han salvado del hambre.
Estos agricultores que llevan trajes protectores amarillos seguramente los usan.

Y ahora los abonos.
Otro producto de la industria petrolera.
Los abonos proporcionan una fertilidad inesperada
a cualquier parcela abandonada por el hombre.
Las especies adaptadas a determinadas sección de su clima
son reemplazadas por las variedades más productivas.
Las más fáciles de transportar.
Es así como … … tres cuartos de las variedades que el hombre
había seleccionado durante milenos han desaparecido…
En extensiones que se pierden en el horizonte, abono disuelto debajo, plástico encima,
los viveros del desierto de Almería, son el huerto de Europa.
Una ciudad de verduras bien calibradas
espera cada día los cientos de camiones que van a transportarlas a los supermercados.

Cuanto más se desarrolla un país, más carne consumen sus habitantes.
¿Cómo satisfacer una demanda creciente en el mundo sin concebir criaderos ¿… … …?
Todo se acelera.
Fabricar carne cada vez más rápido que el animal
se ha convertido en una rutina cotidiana.
En la inmensidad de estos corrales que son pisoteados por millones de bestias
no crece ni una hierba.
Un río de camiones provenientes de todos los rincones del país
traen toneladas de cereales y soya y gránulos hiper-concentrados
que se transforman en toneladas de carne.

Balance: Se requieren 100 litros de agua para producir un kilo de pasta,
4.000 para un kilo de arroz, 13.000 para un kilo de carne de res,
sin contar el petróleo para la producción y el transporte.
Nuestra agricultura se ha convertido en una agricultura petrolera.
Nos ha permitido alimentar a un número dos veces mayor de seres humanos
en el planeta, pero ha reemplazado la diversidad por la estandarización.

A muchos de nosotros nos ha permitido disfrutar de un confort inesperado, pero hace
que nuestro modelo de vida sea completamente dependiente del petróleo.
Así tenemos la nueva medida de nuestro tiempo.
El reloj de nuestro mundo ahora late al ritmo de estas máquinas infatigables
puestas sobre la bolsa de sol.
El planeta entero escucha este murmullo
que arrulla nuestras esperanzas y nuestras ilusiones.
Proliferan con nuestras necesidades, con nuestros deseos siempre insaciables
y con nuestros desperdicios.
Sabemos que el fin de este petróleo barato se acerca, pero nos negamos a creerlo.

Para muchos de nosotros el sueño estadounidense está plasmado
en el nombre de una ciudad emblemática: Los Ángeles.
En esta ciudad que se extiende sobre más de 100 kilómetros,
el número de automóviles es casi igual al número de habitantes.
Aquí cada noche tiene lugar el fantástico desfile de la energía.
Los días sólo parecen un pálido reflejo de estas noches
que convierten a la ciudad en un cielo estrellado.
Todo se acelera.
Las distancias ya no se cuentan en millas sino en minutos.
El automóvil vuelve a dibujar las nuevas periferias de cada cuál en su casa,
donde las casas, como debe ser, están ordenadas como candelabros, de calles sin salida.
Este modelo del país “feliz” se ha convertido en un sueño universal
que propagan todos los televisores del mundo.
Incluso si en Pekín lo clonan, hacen réplicas,
lo reproducen en las casas estandarizadas que han reemplazado a las pagodas.

El automóvil se ha convertido en
el símbolo de las sociedades del bienestar y del progreso.
Si todos siguieran este modelo, en el planeta ya no habrían más de 900 millones de
vehículos como hoy, sino 5.000 millones.
Todo se acelera.
Cuánto más se desarrolla el mundo, más aumenta la sed de ¿…?
En todas partes hay máquinas que excavan, remueven, arrancan a la tierra pedazos de
estrellas que han estado encerradas en sus profundidades desde su creación.

El ¿silencio? de los poderosos.

El 80% de esta riqueza subterránea lo consume el 20% de la población del planeta.
Antes del final del siglo, esta explotación desmesurada
habrá agotado casi la totalidad de las reservas del planeta.
Todo se acelera.
Los astilleros fabrican en serie petroleros porta contenedores…
para responder a la demanda de la producción industrial globalizada.
La mayoría de los bienes de consumo recorren miles de kilómetros
entre los países que los producen y los que los consumen.
Desde 1950 los intercambios internacionales se han multiplicado por 20.
El 90% de los intercambios transita por la vía marítima.
Se transportan 500 millones de contenedores anualmente.
Su destino son los grandes centros de consumo del mundo como Dubai.

Dubai, una de las más grandes obras de construcción del mundo,
es el país dónde lo imposible es posible, como crear islas artificiales en el mar.
Dubai tiene pocos recursos naturales.
Pero con el dinero del petróleo pueden importar
millones de toneladas de materiales del mundo entero
y también hombres para construir bosques de rascacielos cada vez más altos.
Dubai no tiene campos, pero puede importar su comida.
Dubai no tiene agua, pero puede desalar el agua del mar a un precio energético
considerable y edificar los rascacielos más altos del mundo.
Dubai tiene sol a mares, pero ignora las placas solares.
El mundo entero no para de asombrarse ante este tótem de una modernidad absoluta.
Dubai es como el nuevo faro del todo el dinero del mundo.
Nada parece más alejado de la naturaleza que Dubai, y a la vez
nada depende más de la naturaleza que Dubai.
Esta ciudad no ha hecho más que adoptar el modelo de los países ricos.
No hemos tomado conciencia de que estamos agotando lo que la naturaleza nos ofrece.

Desde 1950, el volumen de pesca ha pasado de 18 a 100 millones de toneladas por año,
o sea, cinco veces más.
Miles de barcos fábricas vacían los océanos.
Tres cuartas de las zonas de pesca están agotadas, en declive, o al borde de estarlo.
Casi todos los peces de gran tamaño han desaparecido,
porque no han tenido tiempo para reproducirse.
Estamos rompiendo el ciclo de una ¿…? nos había ofrecido

En Dakar, la pesca tradicional se había beneficiado de la abundancia.
Pero hoy día los peces escasean.
El pescado es el alimento de base de uno de cada 5 hombres en este planeta.
Los recursos son escasos, lo hemos olvidado.

500 millones hombres viven en las zonas desérticas del mundo.
Son muchos más que toda la población de Europa reunida.
Ellos conocen el valor del agua.

También saben utilizarla economizándola.
Aquí, ellos dependen de pozos alimentados por agua fósil.
Un agua que se acumuló en el suelo cuando la lluvia aún caía en estos desiertos.
Esta agua tiene 25.000 años.
En los desiertos, esta agua fósil también ha permitido extender los cultivos
para alimentar mejor a las poblaciones.
Las formas redondeadas de estos cultivos ha sido dibujada por los primeros …
Pero el precio que hay que pagar es alto.
Esta agua fósil no se renueva o muy poco.

En Arabia Saudi, el sueño de una agricultura industrial en el desierto se está esfumando.
Estos puntos claros que parecen puestos sobre un pergamino
son huellas de parcelas abandonadas.
Los ¿vegueros? siguen allí, y la energía para bombear también,
pero el agua fósil se agota.

Israel ha convertido un desierto en un país agrícola.
Aunque estas extensiones de vivero ahora se riegan gota a gota,
las necesidades de agua aumentan cada vez más por las exportaciones.
El río Jordán ya no es más que un hilo de agua.
Su agua se ha ido en parte
en las banquetas de verduras o frutas hacia los supermercados del mundo.
La suerte del Jordán no es un caso único.
En el planeta, uno de cada diez grandes ríos, ya no alcanza a llegar al mar durante varios
meses al año.
Sin el agua del Jordán, el nivel del Mar Muerto baja más de un metro por año.

India podría ser el país más afectado por la escasez del agua en este siglo.
La irrigación masiva ha permitido alimentar a la población creciente.
Y en 50 años 21 millones de pozos han sido excavados en su territorio.
Pero en muchos sectores del país
cada vez hay que excavar más hondo para extraer el agua.
En el Oeste de India un tercio de los pozos han sido abandonados.
Las capas de agua subterránea se están secando.
Estos depósitos y muchos recogerán el agua del monzón
para reponer el agua de las capas.
Durante la estación seca, las mujeres de los pueblos excavan a mano.

A miles de kilómetros se consumen
entre ochocientos y mil litros de agua por día y por persona.
Las Vegas fue creada en pleno desierto.
En esta ciudad con millones de habitantes, miles de personas se unen a ella cada mes.
Los habitantes de Las Vegas se cuentan entre los mayores consumidores de agua del
mundo.
…es otra ciudad del desierto.
Con su vegetación de país húmedo y sus impecables terrenos de golf.

¿Cuánto tiempo más puede prosperar este espejismo?
La Tierra ya no puede seguir este ritmo desenfrenado.
El Colorado alimenta estas ciudades y es uno de los ríos que ya no alcanza llegar al mar.
El nivel de los lagos de reserva acondicionados en su curso se está desplomando.
La escasez de agua podría afectar
a cerca de 2.000 millones de personas en el mundo antes del 2025.

Estos Humedales son esenciales para la Vida en la Tierra.
Cubren el 6% del planeta.
Los pantanos son esponjas que regulan el flujo de las aguas.
La absorben en la estación húmeda y la restituyen en la estación seca.
Las aguas descienden de las cimas de las montañas.
Arrastran a su paso semillas de las regiones que atraviesan.
De esta unión nace un paisaje único
en el cual la diversidad de especies sólo tiene como igual su riqueza.
Debajo de estas aguas mansas se esconde una auténtica fábrica de la cual
esta riqueza y esta diversidad que están ligadas íntimamente se toman su tiempo,
para filtrar el agua y digerir todo tipo de polución.
Los pantanos son medios indispensables para regenerar y purificar el agua.
En nuestra carrera por conquistar suelo, los hemos acaparado para hacer pacer nuestro
ganado, para nuestros cultivos y para construir nuestras casas.
En el siglo pasado nosotros desecamos la mitad de los pantanos del mundo.
No conocíamos ni su riqueza ni su papel.

Todo está vivo.
Todo está bien ligado (¿interconectado?).
El agua, el aire, el suelo, los árboles.
Toda la masa del mundo se realiza ante nuestros ojos.
Los árboles respiran. Devuelven el agua del suelo a la atmósfera en forma de brumas de
¿…? Constituyen un manto que amortigua la violencia de las lluvias
y protegen los suelos de la erosión.
Las selvas almacenan el carbono.
Contienen más carbono que toda la atmósfera de la Tierra.
Son una de las piedras angulares del equilibrio climático del cual dependemos todos.
Sus árboles albergan tres cuartas partes de la biodiversidad.
Es decir, de todo lo que vive en la tierra.
Estas selvas proporcionan los remedios que nos curan.
Nuestros cuerpos pueden reconocer las sustancias que secretan estas plantas.
Nuestras células hablan el mismo lenguaje. Somos de la misma familia.
Pero en apenas 40 años, la selva amazónica, la más grande del planeta, ha perdido una
quinta parte de su superficie.

La selva es afectada por ganadería y cultivo de soja
El 95% de esta soja sirve para alimentar el ganado en Estados de Europa y de Asia.
Así se transforma una selva en carne.

Borneo, la cuarta de las islas más grandes del mundo.
Estuvo cubierta por un vasto bosque primario hasta hace apenas unas décadas.
Al ritmo actual de la deforestación,
este bosque podría desaparecer completamente, antes de 10 años.
Lo orgánico es el vínculo del aire, el agua, la tierra y el sol.
En Borneo este vínculo se está rompiendo
en lo que fue una de las más grandes reservas de biodiversidad de la tierra.
La causa de este desastre: Borneo se dedicó a la producción de aceite de palma.
El aceite más consumido en el mundo. Una gran parte del aceite de palma
suple nuestra demanda de aceite de productos alimenticios. Pero también
de productos cosméticos, de detergentes, y cada vez más de agro-combustibles.
La diversidad del bosque fue reemplazada por una sola especie: la palma de aceite.
Para la población local es una fuente de empleo.
Esa industria agrícola.
Otro centro de deforestación masiva. El eucalipto.
Con el eucalipto se fabrica pasta de papel.
Las exportaciones se extienden a medida que el consumo del papel aumentan.
Se ha multiplicado por cinco en 50 años.
Al pie de estos eucaliptos nada crece,
porque sus hojas forman una capa tóxica para la mayor parte de los otros vegetales.
Los eucaliptos crecen rápido, pero agotan los recursos de agua.
Soja, aceite de palma, eucalipto.
La deforestación destruye lo esencial para producir lo superfluo
Pero en otros lugares se deforesta para sobrevivir.

Más de 2.000 millones de personas dependen todavía del carbón vegetal.
Casi un tercio de la población mundial.
En Haití, uno de los países más pobres del mundo,
el carbón vegetal es uno de los principales productos de consumo.
Haití era la perla de Las Antillas.
Hoy este país no puede asegurar su subsistencia sin ayuda exterior.
En las colinas de Haití sólo queda el 2% de los bosques.
Al quedar desnudo, ya nada retiene el suelo.
Con el agua de las lluvias, el suelo rueda por las colinas y llega hasta al mar.
Los suelos son cada vez menos cultivables.

En algunas regiones de Madagascar, los daños de la erosión son espectaculares.
Colinas enteras ¿…? desnudas de vida de superficies de cientos de metros de ancho.
El suelo es una formación de la materia viva. Del gas ¿…?
Con la erosión
la capa fina de humus que había tardado miles de años en formarse ha desaparecido.

La siguiente teoría sobre la historia de los pascuenses en la Isla de Pascua,
tal vez podría hacernos reflexionar. Aquí
en la isla mas aislada del mundo los pascuenses explotaron sus recursos hasta el final.

Su civilización no sobrevivió a ello.
En estas tierras abundaban las palmeras más altas del mundo.
Y desaparecieron.
Los pascuenses las explotaron hasta que no quedó ni una.
Luego tuvieron que afrontar una ¿…? ¿degradación? de su suelo.
Los pascuenses ya no podían pescar.
Ya no tenían árboles para construir sus piraguas.
Ellos fueron una de las civilizaciones más brillantes del Pacífico.
Agricultores hábiles, escultores, navegadores excepcionales
Fueron víctimas de la superpoblación y del agotamiento de los recursos.
Conocieron violencias sociales, levantamientos y el hambre.
Muchos de ellos no sobrevivieron a ese cataclismo
El verdadero misterio de la Isla de Pascua
ya no es el saber cómo llegaron a la isla estas estatuas extrañas.
Lo que queda por comprender es por qué los pascuenses no reaccionaron a tiempo.
Sólo es una de varias teorías. Pero es la que nos interesa

Desde 1950 la población mundial se ha casi triplicado
Desde 1950 hemos modificado nuestra isla: la Tierra,
más que durante nuestros 200.000 años de historia.

Nigeria es el primer país exportador de petróleo del continente africano.
Sin embargo, el 70% de su población vive por debajo del umbral de la pobreza.
El país posee riqueza, pero sus habitantes no tienen acceso a ella.
Es una verdad mundial.
La mitad de los pobres del planeta viven en países ricos en recursos.

Nuestra forma de desarrollo no ha cumplido sus promesas.
En 50 años las diferencias de riqueza han aumentado como nunca.
En la actualidad, la mitad de la riqueza mundial está en manos del 2% de los más ricos.
¿Semejantes desigualdades pueden seguir existiendo?
Estas desigualdades son las que provocan desplazamientos de personas
de las cuales no hemos tomado realmente conciencia.
La ciudad de Lagos tenía menos de 700.000 habitantes en 1960.
Tendrá 16 millones en el 2010.
Lagos es una de las megalópolis que crece más rápido en el mundo.
Estos nuevos ciudadanos son en su mayoría campesinos
que han tenido que huir de sus campos a causa
de las dificultades económicas, de la demografía y del agotamiento de los suelos.
Este crecimiento urbano es algo novedoso porque lo motiva la pobreza. No la riqueza.
Cada semana más de un millón de personas se suman a la población urbana del mundo.
Uno de cada seis seres humanos vive en la actualidad

en un entorno precario, insalubre, sobrepoblado,
sin acceso a las instalaciones necesarias de la vida común: agua, sanitarios, electricidad.

El hambre otra vez está aumentando
Casi 1000 millones de personas son víctimas de él.
En los basureros del mundo los más pobres surcan para poder sobrevivir mientras que
nosotros seguimos excavando en busca de recursos que creemos indispensables.
Cada vez buscamos más lejos.
En territorios que hasta ahora habían estado a salvo.
Y yacimientos que cada vez son más difíciles de explotar.

Nosotros no cambiamos de modelo.
Podríamos carecer del petróleo líquido.
Podemos extraer un petróleo mezclado con arenas bituminosas del Canadá.
Los camiones más grandes del mundo transportan la arena por miles de toneladas.
Se mezcla, se calienta, se decanta,
Se gastan millones de metros cúbicos de agua para separar el bitumen de la arena.
El consumo de energía es colosal.
La polución es catastrófica
Nada parece más urgente que vaciar todas las bolsas de ¿…? ¿petróleo?
Nuestros petroleros son cada vez más grandes.
Nuestra demanda de energía aumenta sin cesar.
Queremos alimentar nuestro crecimiento como un pozo sin fondo.
Exigiendo siempre más combustibles.

Es un asunto de Carbono.
El carbono que convertía nuestra Atmósfera en un horno que la naturaleza había
capturado durante millones de años, permitiendo así que la vida se desarrollara,
nosotros lo estamos liberando en sólo varios decenios.
La atmósfera se está calentando.
Esta imagen hubiera sido imposible hace apenas unos años.
Transporte, industrias, deforestación, agricultura.
Nuestras actividades emiten cantidades gigantescas de Dióxido de Carbono,
sin darnos cuenta en absoluto, molécula por molécula.
Hemos trastornado el equilibrio climático de la Tierra.
Todas nuestras miradas se han vuelto hacia Los Polos.
En ninguna otra parte se ve de forma tan palpable el Cambio Climático tan anunciado.
Avanza rápido, muy rápido.
El paso del noroeste que une a través de El Polo Norte, América, Europa y Asia
se está despejando.
El hielo de la Banquisa del Ártico se está derritiendo.
Bajo el efecto del calentamiento la banquisa
ha perdido el 40% de su espesor en 40 años.

En verano su superficie disminuye cada vez más.
Podría desaparecer antes del 2030.
Algunos predicen 2015.

Los rayos de sol que la superficie helada enviaba hacia el cielo,
ahora penetran en el agua oscura y la calienta.
El calentamiento se acelera.
En estos hielos se leen los archivos de nuestro clima.
La concentración de Dióxido de Carbono
nunca había sido tan elevada desde hace cientos de miles de años.
El hombre nunca había conocido una atmósfera semejante.
Nuestra explotación desmesurada de los recursos, amenazan la vida de las especies.
El Cambio Climático aumenta la amenaza.
Antes del 2050, un cuarto de todas las especies que viven en la tierra,
podrían estar en peligro de extinción.
En estas regiones polares, el equilibrio de la biodiversidad, ya está trastornado.

Alrededor del Polo Norte la banquisa ha perdido el 30% de su superficie en 30 años.
Además con el calentamiento acelerado de Groenlandia,
el agua dulce de todo el continente se añade al agua salada de los océanos.
Groenlandia retiene en sus hielos el 20% de las aguas dulces del planeta.
Si estos se derritieran, el nivel de los mares subiría casi 7 metros.
Sin embargo, no hay ninguna industria instalada allí.
El casquete glacial de Groenlandia es victima de las emisiones de gas
de efecto invernadero que se producen en otros lugares de la tierra.
Nuestro ecosistema no conoce las fronteras.
Estemos donde estemos, nuestras acciones tienen repercusiones en toda la tierra.
La atmósfera de nuestro planeta es una sola y es indivisible.
Es nuestro bien común.
En la superficie de Groenlandia hay lagos que surgen en el paisaje.
El casquete glacial ha empezado a derretirse a un rimo que incluso los científicos más
pesimistas no imaginaban hace menos de 10 años.
Estos ríos glaciares o ¿…? se multiplican, se juntan y rompen la superficie.
Se pensaba que su agua se congelaría en el espesor del casquete.
Al contrario. Su agua penetra y corre por debajo del hielo.
Arrastra el casquete que se desliza así rápidamente hacia el mar
y se rompe formando icebergs…

El nivel de los mares sube.
La dilatación de las aguas bajo el efecto del calor ha causado una subida de 20
centímetros sólo durante el siglo XX.
Todo se está desajustando.
Los corales por ejemplo,
son muy sensibles al mínimo cambio de temperatura de las aguas.
El 30 % ya ha desaparecido.

Los corales son el eslabón esencial para la cadena continua de las especies.
En la atmósfera, el trayecto de los grandes vientos se está modificando.
El ciclo de las lluvias se ha alterado.
La geografía de los climas cambia.
Los habitantes de las islas bajas son los más amenazados.
Su preocupación aumenta.
Algunos ya están buscando nuevas tierras para instalarse.

¿Qué harán las grandes ciudades del planeta como Tokio?
La ciudad más poblada del mundo,
si la subida del nivel de los mares se sigue acelerando.
Año tras año, las predicciones de los científicos son cada vez más alarmantes.
Las llanuras costeras albergan a más del 70% de la población mundial.
Hoy las 15 ciudades más grandes del mundo
se levantan sobre las costas o los estuarios de los ríos.
Con la subida de los mares,
la sal invadiría la capa freática y privaría a los habitantes de agua potable.
Los fenómenos migratorios serán ineluctables.
La única incertidumbre será su magnitud.

El Kilimanjaro en África ha cambiado de aspecto.
El 80% de sus glaciares ha desaparecido.
Los ríos ya no corren en verano.
La escasez de agua afecta las poblaciones.
Incluso en las cimas más altas del mundo, en el corazón de la cadena montañosa de
Himalaya, las nieves eternas y los glaciares están retrocediendo.
Sin embargo, esos glaciares tienen un papel esencial en el ciclo del agua.
Conservan el agua de las épocas de lluvia en forma de hielo
y las restituyen al derretirse las nieves en verano.
Los glaciares del Himalaya son las fuentes de los grandes ríos de Asia.
Ganges, Mekong, Yang-Tsé-tian…, Indo.
Todos nacen ahí.
Dos mil millones de personas dependen de ellos para el agua potable y ¿…?
en su consumo como en Bangladesh.
Situado en el delta del Ganges y del Brahmaputra, Bangladesh se ve directamente
afectado por los fenómenos que se producen en el Himalaya y en los mares.
Es uno de los países más poblados y pobres del mundo.
Ya está sufriendo las consecuencias del Cambio Climático.
Bajo los efectos de las inundaciones y de los huracanes cada vez más fuertes,
un tercio de su superficie podría desaparecer.
Los países ricos también se verán afectados.
Las sequías se encadenan en todo el planeta.
En Australia, la mitad de las tierras ya están afectadas.

Estamos poniendo en peligro este equilibrio climático
que ha permitido nuestro desarrollo desde hace 12.000 años.
Los incendios se multiplican hasta en las puertas de las grandes ciudades.
Estos también empeoran el calentamiento.
Los árboles que arden liberan su carbono en masa.
El sistema que regula nuestro clima está completamente perturbado.
Los cimientos sobre los cuales reposa están perturbados.

El reloj del Cambio Climático está aquí.
En estos paisajes magníficos.
Estamos en Sibería.
Aquí como en otros lugares del planeta hace tanto frío
que los suelos se mantienen congelados permanentemente.
Este suelo es el permafrost.
Debajo de su superficie se esconde una auténtica bomba climática.
El Metano.
El metano es un gas de efecto invernadero
20 veces más potente que el dióxido de carbono CO2.
Si este permafrost se fundiera el escape del metano provocaría
un aceleramiento del efecto invernadero cuyas consecuencias nadie puede prever.
Un aceleramiento que nos llevaría hacia una Tierra desconocida.

A la humanidad sólo le quedan 10 años para invertir la tendencia
y evitar pasar a la frontera de esa Tierra desconocida en que se convertiría la nuestra.
Hemos creado fenómenos que no podemos controlar.
Desde los orígenes, el agua, el aire, la materia, lo orgánico,
han estado íntimamente unidos.
Pero desde hace poco, nosotros estamos rompiendo esa unión.
No cerremos los ojos.
Tenemos que creer en lo que sabemos.
Todo lo que acabamos de ver (oír, leer) se asemeja a nosotros.
Hemos modelado la tierra a nuestra imagen.
Nos queda poco tiempo para cambiar.
¿Cómo podrá este siglo, soportar el peso de 9 mil millones de seres humanos,
si nosotros no aceptamos de una vez por todas,
hacer un balance de todo aquello de lo que somos los únicos responsables?

1. El 20% de los hombres consume más del 80% de los recursos del planeta.
2. Los gastos militares son 12 veces más altos que la ayuda al desarrollo.
3. 5000 personas mueren diariamente a causa del agua insalubre.
1000 millones de personas no tienen acceso al agua potable.
4. 1000 millones de personas padecen hambre.
5. Más del 50% de los cereales comercializados en el mundo se utilizan como
alimento para animales y agrocombustibles.

6. El 40% de las tierras cultivables están degradadas.
7. 13 millones de hectáreas de bosques desaparecen anualmente.
8. Uno de cada cuatro mamíferos,
un ave de cada 8
un anfibio de cada 3,
están en peligro de extinción
9. Tres cuartos de los recursos pesqueros están agotados,
en decadencia o al borde de estarlo.
10. La temperatura media en los últimos 15 años ha sido la más alta
que jamás se haya registrado.
11. La banquisa ha perdido el 40% de su espesor en 40 años.
12. Podrá haber 200 millones de refugiados climáticos antes de 2050.

Las consecuencias de nuestras acciones son enormes.
Otros, si no nosotros, pagan el precio sin ser responsables.
He visto campos de refugiados tan vastos como ciudades tirados en el desierto.
¿Cuántos hombres, mujeres y niños dejaremos a las orillas del camino mañana?
¿Siempre es preciso construir un muro para romper las cadenas de las solidaridades
humanas, para separar a hombres de otros hombres, y la felicidad de unos de la
desgracia de otros?

Es demasiado tarde para ser pesimistas.
Sé que un hombre, incluso sólo, puede derribar todos los muros
(en el video aparece una imagen de Nelson Mandela en un cartel de una ciudad).
En el mundo cuatro de cada cinco niños van a la escuela.
Jamás se le había dado instrucción a tantos seres humanos.
Cada cual puede actuar, desde el más pobre hasta el más rico.

Lesotho, uno de los países más empobrecidos del planeta,
es el que más invierte sus riquezas en educación.
Quatar. Uno de los países más ricos se abre a las mejores universidades del mundo.
La investigación, la innovación son sus recursos inagotables.
Millones de ONGs demuestran que la solidaridad de los pueblos
es más fuerte que el egoísmo de las naciones.
En Bangladesh, un hombre tuvo la idea de crear un banco impensable.
Un banco que sólo presta a los pobres.
Este banco ha cambiado la vida de 150 millones de personas en el mundo.
La Antártida es un continente de recursos inmensos que ya nadie podrá apropiarse.
Un tratado firmado por 49 estados lo convirtió en patrimonio de la humanidad entera.
Los gobiernos protegen casi el 2% de sus aguas territoriales.
Es poco, pero ya es dos veces más que hace 10 años.
Los primeros Parques Naturales ocupan más del 13% de los continentes.
Crean espacios donde la actividad humana
se conjuga con la preservación de las especies, de los suelos y de los paisajes.
Este acuerdo entre los hombres y La Tierra

puede convertirse en la regla y dejar de ser la excepción.
Nueva York ha entendido los servicios que presta la naturaleza.
Estos bosques y estos lagos proporcionan el agua potable de toda la ciudad.
En Corea del Sur los bosques habían sido devastados durante la última guerra.
Gracias a un Programa Nacional de Reforestación, los bosques cubren de nuevo el 65%
de la superficie del país.
Más del 75% del papel es reciclado.
Costa Rica escogió entre los gastos militares y la preservación de su territorio.
El país ya no tiene ejército, prefiriendo invertir sus recursos
en educación, ecoturismo y en la protección de sus bosques primarios.
Gabón, productor de maderas, impuso la tala selectiva. No más de un árbol por hectárea.
Su suelo es uno de los principales recursos económicos.
¿Pero se le da tiempo para recuperarlo?.
Hay sellos que garantizan la buena explotación de los bosques.
Tiene que convertirse en una norma obligatoria.
Entre productores y consumidores, la justicia es una suerte para todos.
Cuando el comercio es equitativo y beneficia tanto al vendedor como al comprador,
cada cual puede hacer prosperar su trabajo y vivir de él dignamente.
¿Qué justicia y qué equidad puede establecerse entre
los que sólo tienen sus manos como herramienta
y los que cosechan con máquinas y reciben subsidios de sus gobiernos?
Seamos consumidores responsables. Pensemos en lo que compramos.

Es demasiado tarde para ser pesimista.
He visto una agricultura a la medida del hombre.
Puede alimentar a la tierra entera,
si la producción de carne no acapara la comida de los hombres.
He visto pescadores responsables de lo que pescan
y que se preocupan por la prosperidad de los mares.
He visto casas que producen su propia energía.
5000 personas viven en el primer Eco-Barrio
que se ha construido en el mundo en Friburgo en Alemania.
Hay ciudades que se unen al proyecto.
Bombay ha sido la milésima de ellas,
Los gobiernos de Nueva Zelandia, Islandia, Suecia y otros,
han decidido que el desarrollo de las energías renovables será su prioridad.
Sé que el 80% de la energía que consumimos, proviene de las energías fósiles.
Cada semana se construyen dos nuevas centrales de carbón, únicamente en China.
Pero también he visto en Dinamarca, un prototipo de central de carbón, que vierte su
carbono en el suelo y no en el aire.
¿Es quizá una solución para el futuro?
Nadie lo sabe.
He visto en Islandia una central eléctrica alimentada por el calor de la tierra,
la geotermia.
He visto una serpiente de mar puesta sobre las olas
para aprovechar su energía y producir electricidad.
He visto turbinas eólicas que se levantan en las costas de Dinamarca.
Así se produce el 20% de la electricidad del país.

Estados, Unidos, China, India, Alemania y España, son los primeros que han invertido
en las energías renovables. Estas ya han creado más de dos millones de empleos.
¿En qué país del mundo no se incrementan?
He visto extensiones desérticas resplandecientes de sol.

Sí: Todo está vinculado en la Tierra.
La Tierra está vinculada con el Sol, su primera fuente de Energía.
Lo que el Vegetal ha hecho: Captar la Energía Solar ¿no lo pueden hacer los hombres?
El Sol proporciona en una hora y media
la Energía que consume toda la Humanidad en un año.
Mientras la Tierra exista, la Energía del Sol no se agotará.
Basta con dejar de excavar el Suelo y levantar los ojos hacia el Cielo.
Basta con aprender a domesticar y cultivar el Sol.
Todos estos experimentos son sólo ejemplos.
Pero son un testimonio del Despertar de las Conciencias.
Trazan el Camino de una Nueva Aventura Humana
basada en la Moderación, la Inteligencia y el Reparto.
Es el momento de ir al encuentro del uno con el otro.
Porque lo importante no es lo que hemos perdido, sino lo que nos queda.
Nos queda la mitad de los bosques del mundo,
miles de ríos, de lagos y de glaciares, miles de especies que aún están llenas de vida.

Sabemos muy bien que hoy día hay soluciones.
Todos tenemos el poder de cambiar.
Entonces ¿qué esperamos?

A nosotros nos corresponde escribir el resto de nuestra historia. Juntos.

Posted on August 17, 2017

Blogger