Lemay reaviva la llama de la encáustica |
Lemay reaviva la llama de la encáustica
Lemay reaviva la llama de la encáustica

Un olor a cera de abeja nos da la bienvenida al entrar al taller de Stephan Lemay. Hay una obra de arte en proceso sobre un gran soporte de madera en la cual el artista realiza algunas modificaciones. Antes de encender su soplete nos damos la mano.

En las paredes, se exhiben decenas de obras. Todos se hechas a través de una técnica de pintura llamada encáustica.

“El Acro espontáneo es necesario, ya que la cera se congela casi instantáneamente al entrar en contacto con el medio”, dice Stephan Lemay como una introducción.

La encáustica es una técnica antigua en la que el aglutinante principal es la cera de abeja natural. “La cera es suave, por lo que se funde rápidamente, haciéndola difícil de manejar. Es por eso que se agrega la resina de damar la cual se obtiene de un árbol característico de Asia, lo que le da una cierta solidez permitiendo la flexibilidad necesaria para trabajar “, dice el artista.

“Esta pintura no se seca; se solidifica a temperatura ambiente y se vuelve líquida bajo el efecto del calor, por esta razón uso un soplete. Es un material maravilloso para crear mi arte, que se caracteriza por el uso de diferentes materiales para crear volúmenes “.

Para ir en contra de la cultura de “consumo extremo,” donde todo está hecho para no durar, Stephan Lemay incorpora productos reciclados en sus pinturas. Herramientas, materiales, pigmentos, todo es material de creación para el artista, hasta los restos del café de la mañana los integra en algunas de sus obras.

El uso de espirales es otra característica del trabajo de Stephan Lemay. “Todo se está moviendo en el universo y  el  espiral representa lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño,  el ser humano está en la frontera entre estos dos mundos. Esta es la concepción de las cosas más allá del arte,  ya que la vida es cíclica “, concluyó Stephan Lemay.

Posted on October 23, 2015

Photo, artist
Texto, entrevista